“Zoodles”: el arte de engañar a nuestros sentidos

La cocina saludable dejó de ser una tendencia hace mucho tiempo para convertirse en un imperativo. Pero son muchos aun los que esbozan una mueca de estupor cuando prueban los “zoodles” creyendo que son espaguetis al uso, los de “toda la vida”. Pero estos invitados de última hora de la mesa, cuyo nombre procede del inglés zucchini noodles -fideos de calabacín-, no son otra cosa que eso mismo, espaguetis de verdura, y la técnica, la del tradicional trampantojo, que consiste en evocar una ilusión y engañar a la vista, tan estrechamente ligado al paladar.

Representan un modo muy llamativo y sugestivo de añadir más verduras a nuestra dieta y la solución perfecta para reducir la ingesta de hidratos de carbono hasta en un 60%. Sin abandonar una dieta equilibrada, pueden encajar perfectamente cenas algo más livianas que en otras comidas más contundentes que hemos preparado durante el resto del día. No se trata de sustituir, sino de reformular la planificación semanal de nuestra dieta: no hay que olvidar que los nutricionistas recomiendan ingerir, semanalmente, una ración de pasta, una de arroz y dos de legumbres. Ahora bien, señalan que lo más saludable es tomar dos raciones al día de vegetales.

La herramienta indispensable para moldearlos y cortarlos se llama “espiralizador”, y marcas como Microplane, Kitchen Basis, GEFU y Hemsley + Hemsley comenzaron a  comercializar el cortador en el Reino Unido con un precio nunca superior a los 35 €, pero está disponible al alcance de todos a través de internet y acompañado de un totorial de uso.

Las redes sociales han convertido a los Zoodles en una de las tendencias más  entre los foodies y asiduos al hashtag #foodporn. Las creaciones, rebosantes de originalidad, color y geometría suman ya más de 100.00 fotografías en la colección de Instagram. Un buen ejemplo son las elaboraciones que ‘The Fit Foodie’ o “Fithealthydi’,que con cada nueva publicación suman miles de ‘likes’

En cuanto a las recetas, hay tantas como recovecos tenga la propia imaginación de cada cocinero. Ya sea en crudo o ligeramente hervidos,  unos zoodles de calabacín al pesto o con vieiras, unas lentejas al curry con zoodles de remolacha  o unos zoodles de zanahoria con guacamoles sorprenderán a todos tus invitados.