Los mercados más bonitos de Europa

El buen foodie no solo disfruta cocinando y comiendo, sino también yendo a comprar. De entre todas las superficies a las que se puede ir, los mercados son, sin duda, la mejor opción. Por la vida que respiran y por su autenticidad; por ser el museo de los productos frescos, lugar de encuentro, monumentos en sí mismos, reminiscencia de otras épocas. Los mercados nos encantan, si bien es cierto que tenemos nuestros favoritos. ¿Nos acompañas por los mercados más bonitos de Europa?

Naschmarkt (Viena)

Naschmarkt es uno de los mercados más populares de Viena; donde se pueden encontrar coloridos puestos de flores, carne, pan, especias y todo tipo de alimentos, compartiendo espacio con decenas de restaurantes internacionales, aptos para todos los bolsillos. Su origen se remonta al siglo XVI, cuando se vendían principalmente botellas de leche. Fue en 1793 cuando empezaron a venderse en el Naschmarkt las frutas y vegetales que llegaban en carro a la ciudad. El sábado es, por excelencia, el día del Naschmarkt. Te recomendamos que lo visites temprano, te tomes un melange (café con leche) para reponer fuerzas y aproveches para ir al edificio de la Secesión, que está al lado, donde podrás contemplar, entre otras obras, el célebre friso de Beethoven, pintado por Gustav Klimt.

Mercado central (Valencia)

El Mercado Central de Valencia es una experiencia para los cinco sentidos. Cada rincón esconde un estímulo, invita a ser fotografiado. No importa cuántas veces lo hayas visitado, si eres cliente habitual o turista, es imposible no sentirse afortunado en el interior de este edificio modernista, el mayor centro de Europa dedicado a la venta de frescos,  que agrupa a 400 comercios y moviliza a más de 1.500 personas a diario. No dejes de visitar la Lonja de la Seda y la Iglesia de los Santos Juanes, que están muy cerca.

La Pescheria (Catania)

En Catania los mercados al aire libre están a la orden del día, pero nos gusta particularmente La Pescheria, el mercado de los peces, que se instala a diario desde las cinco de la mañana hasta el mediodía en la plaza Duomo, en el centro de la ciudad. Todo el pescado y marisco que imagines está aquí, fresco como solo puede estar lo que se acaba de pescar. A eso súmale el frenesí italiano, la algarabía, y cuando te des cuenta se te habrá ido la mañana, entre los frutos del mar.

Mercado de la Boquería (Barcelona)

El mercado de la Boquería es de visita obligada cuando se está en Barcelona. En él se encuentra lo que no se encuentra en ningún otro lugar de la ciudad y se practica eso que tan bien sabemos hacer los españoles: disfrutar de la vida. En la Boquería se come, se bebe, se compra, se vende, se marujea, se vive intensamente la ciudad.

Naturalmente hay muchos más mercados que se merecen que les dediques una visita,  así que poco a poco, en el blog de LOUIT, iremos engrosando la lista de los mercados más bonitos de Europa para que los tengas en cuenta en futuros viajes. Hasta entonces, ¿te imaginas poder dividir tu compra entre estos cuatro grandes mercados? Los tomates en la Boquería; las naranjas en el Mercado Central; el queso en Naschmarkt y el mero para cenar en La Peschería…