Los mercados más bonitos de Europa (II)

Continuamos con la ruta por los mercados más bonitos de Europa. Es la manera que tenemos en LOUIT de rendir homenaje a esos templos de la alimentación, de los productos frescos… Lugares donde perderse y a cuyas puertas muchos de nosotros desearíamos estar ahora mismo, con el carrito de la compra vacío, dispuestos a hacernos con todo aquello que nos hace la boca agua. Por imaginar que no sea: ¡preparados…, listos… ya!

Gran Salón del Mercado (Budapest)

Para la inmensa mayoría de los mortales el húngaro es un idioma indescifrable, pero por suerte podremos llegar al gran mercado central de Budapest sin tener que pronunciar su nombre original: Nagyvásárcsarnok. El mercado comenzó a construirse en Pest a finales del siglo XIX y, hoy en día, además de ser el mercado cubierto más grande de Hungría, es uno de los edificios más emblemáticos de la capital magiar. Pasear por él, disfrutar del griterío de los vendedores en ese idioma que suena como un encantamiento, comprar paprika para regalar a tus amigos cuando regreses a España… y fruta fresca, para luego comértela a orillas del Danubio es una experiencia. Eso sí, tendrá que ser en primavera o verano, porque de lo contrario el frío probablemente te lo impida.

Mercado del Fontán (Oviedo)

El Mercado del Fontán terminó de construirse en 1885 y debe su nombre la zona en la que se sitúa, el Fontán, donde antiguamente había una laguna. Hoy en día, el mercado cubierto convive con un mercado exterior de puestos ambulantes de flores, libros, antigüedades… y un rastro que se celebra los domingos. El mercado se ha convertido en un mito entre los ovetenses, entre otras cosas por su vidilla y por su proximidad con el ayuntamiento y la iglesia de San Isidoro el Real. Su estructura metálica, pintada de verde, y sus grandes cristaleras serán las protagonistas de muchas de tus fotos. Aprovecha la ocasión para picar una tabla de quesos y degustar una buena sidra. En definitiva, para disfrutar de la amabilidad y del auténtico sabor de Asturias.

Green Market (Split)

Si en uno de tus viajes llegas a Croacia, no puedes dejar de visitar el enorme mercado al aire libre de Split, también llamado Trznica. El mercado se sitúa al sur del monasterio de Dominica, cerca la torre sureste del Palacio de Diocleciano, que es Patrimonio Cultural de la Humanidad desde 1979, y se celebra cada mañana de 7:00 a 13:00. En él encontrarás frutas y verduras de los alrededores, jamones ahumados, quesos tradicionales como el increíble pasqui sir, que tienes que probar obligatoriamente, así como aceite de oliva, higos o miel… Lo que necesites. Aunque por encima de todo, lo que te cautivará será el enclave y la sensación de que viajas miles de años atrás en el tiempo.

Mercado de San Miguel (Madrid)

 

El mercado de San Miguel es una de las visitas obligadas para todos aquellos que están de paso por Madrid. Es un lugar histórico y monumental, de hierro, emplazado en el corazón de la capital, en una plaza castiza, con personalidad. Que no te disuada la gran afluencia turística; el truco consiste en evitar ir en hora punta… Sorpréndete, comparte, saborea. Ya verás como tu experiencia en el Mercado de San Miguel será inolvidable.

En fin, como ves, para cualquier foodie una visita a un mercado es siempre un momento digno de disfrutarse, donde la inspiración, como decía Picasso, te pilla trabajando… gastronómicamente hablando.