Ideas para servir postres

Toda comida que se precie debe culminarse con un postre. El postre es el colofón, el broche de oro, la guinda del pastel, y nunca mejor dicho. Los golosos empedernidos esperan con ansia la llegada del postre y los que no lo son… Bueno, como suele decirse, a nadie le amarga un dulce. Por eso hoy en el blog de LOUIT vamos a compartir contigo unas indicaciones para que el postre, además, sea tan atractivo que a todo el mundo se le haga la boca agua.

Recoge la mesa

Parece una obviedad, pero no lo es. Con demasiada frecuencia los postres comparten espacio con platos ya vacíos o con restos de comida, la cesta del pan o las fuentes en las que se había servido la comida. Error. Nada debe restarle protagonismo al postre; de lo contrario se le desmerece y se le despoja de ese carácter festivo que tiene. Así que recoge con calma y cuando la mesa esté libre y el mantel recogido (sin migas de pan, por favor) entonces y solo entonces, saca el postre. Además, así es como lo dicta el protocolo. Y ya verás como nadie podrá despegar los ojos de él.

Recupera las blondas

Los manteles y bajoplatos realizados con le dan prestancia a cualquier plato, pero particularmente a los postres y, en especial, a las tartas más compactas, como la de queso o zanahoria, pero también a las cookies, los macarons…  Por lo general son blancas, doradas o plateadas, pero si te sientes con ganas de hacer manualidades puedes hacerlas tú y elegir el color.

Cristaliza

La cristalización es un truco sencillo que no requiere mucho esfuerzo. Es válido tanto para hierbas aromáticas, como la albahaca, la menta y la hierbabuena, como para pétalos de flores, sobre todo de rosas. En ambos casos nos sirven como decoración perfecta para acompañar un mousse, un semifrío o un helado. Con este procedimiento de cristalización de las hierbas o los pétalos conseguimos darle un toque de distinción a nuestros postres, mediante la creación de pequeños cristales de azúcar.

Da rienda suelta al dulce

Si sabes que entre tus invitados hay una mayoría de golosos, dale al azúcar el protagonismo que se merece y monta una pequeña mesa de postres o candy bar en la que exhibas todos los dulces que has preparado para la ocasión. Esta idea la puedes aplicar tanto en comidas y cenas, como en alguna merienda que organices. Y no falla. De hecho, es más que probable que en algún momento tengas que pedir a tus invitados que, por favor, dejen de subir fotos de los postres a Instagram… y que se dediquen a saborearlos.

Esperamos que te hayas inspirado con estas ideas de presentación de postres que te hemos sugerido en LOUIT y que te animes a sorprender y a sorprenderte… ¡siendo muy dulce!