Decora tu mesa para el verano

El verano llega. Y con él, el cambio de vestuario, de rutinas, de menús. Y hoy en LOUIT nos preguntamos: ¿por qué no de la decoración de tu mesa? El verano nos invita a ser creativos y, quizás, más informales que en otras épocas del año. Ya sea en espacios de interior o al aire libre, deja que la luz, la alegría y el color irrumpan en tu mesa, alrededor de la que, seguro, este verano habrá amigos con frecuencia.

Mesas a la marinera

Las rayas marineras son el estampado veraniego por excelencia. Elígelas para el mantel o, si no quieres arriesgarte tanto, en servilletas, que podrás combinar con un mantel blanco. También pueden ser una opción para las fundas de los cojines de las sillas. Por lo que respecta a la mesa, decorarla es facilísimo: con conchas de mar, caracolas y estrellas, o cantos rodados con los que podrás dibujar líneas ondulantes. También puedes crear tus propios barquitos de papel y distribuirlos por la mesa. El toque de distinción lo marca un farol marinero o una pecera retro de cristal. Vacía, por supuesto.

Mesas románticas

Busca la suavidad en las líneas y tejidos frescos y de tonos claros, blancos o crudos, para las mantelerías. Transmite armonía con centros de flores silvestres y una jaula vintage. Recuerda que siempre hay que respetar el espacio entre los adornos y no sobrecargar. Que ya sabemos que llenarlo todo de flores y lazos puede ser muy tentador.

Mesas rústicas

Con ramas y hojas puedes hacer centros sencillos con los que decorar la mesa. Las cestas y los tejidos con cuadros de Vichy funcionan perfectamente. Eso sí, ten en cuenta que la decoración de tu mesa debe ir en consonancia con el menú. En una mesa rústica cabe esperarse, por ejemplo, comida mediterránea, pero las especialidades asiáticas deberás dejarlas para otra ocasión.

Mesas con lo que hay

No es necesario comprar una vajilla nueva. Ni cambiar el mantel. Si te interesa esta línea, ¡inspírate en la despensa! Puedes triunfar aprovechando lo que tienes en ella e incorporando frutas y verduras como elementos de la decoración. Si te decantas por centros de decoración monocromos, puedes hacer un centro rojo con  diferentes tipos de tomates, pimientos, cerezas. Si te apetece el amarillo, incluye plátanos, ciruelas amarillas, limones… Está opción, menos elaborada pero muy divertida, puede sacarte de un apuro si llegan invitados de improviso o si no has tenido tiempo de trabajarte más la decoración.

Esperamos que estas ideas te resulten útiles. Y que las pongas en práctica. Ya ves que no es nada complicado. Solo es cuestión de ser creativo y de tener gusto por los detalles. Cosa en LOUIT, como ya sabes, nos fascina.