Cuatro sitios donde comer bien y a buen precio

Hay que estar preparado: los amigos no siempre nos comunican con antelación sus planes de venir de visita o de hacer algo con nosotros. De repente te llaman, “oye, qué planes tienes, hacemos algo hoy”, y les dices que sí, claro, sin caer en la cuenta de que, cuando eso ocurre, sueles ser tú el responsable de buscar un sitio que esté bien y que guste a todos.

Decidir… Decidir es siempre muy complicado. Sobre todo si tiene que ser a contrarreloj.  Por eso hoy en el blog de LOUIT vamos a proponerte unos locales a los que podrás llevar siempre a tus amigos… y acertar.

Picoteo Devicio (Valencia)

Detrás de Picoteo Devicio hay un concepto muy sencillo, aunque difícil de encontrar: ofrecer tapas creativas a precios muy accesibles. Esto responde a que sus propietarios se declaran “amantes del buen comer”, sin tener por ello que vaciarse el bolsillo. Como su nombre indica, en Picoteo Devicio se puede picar de todo. Desde wonton de verduras al curry, pasando por fideos melosos de carabinero y acabando por unos buñuelos de chocolate con helado de frambuesa. ¡Y todo está riquísimo! Además, dada su buena ubicación, después de comer siempre podéis ir a tomaros una copa por los bares del Ensanche.

Checkin (Madrid)

En pleno barrio de Salamanca, frente a la Fundación Lázaro Galdiano, se encuentra Checkin, un restaurante que, en menos de un año, ha sabido labrarse una clientela fiel y variopinta. Por su excelente relación calidad-precio, por el trato amable y el encanto del local, Checkin se ha convertido en uno de esos sitios a los que hay que ir al menos una vez. Porque está muy bien, pero sobre todo porque en Chekin podrás disfrutar de un buen ambiente y saborear unos platos riquísimos. Célebres son sus raviolis artesanos rellenos con queso Torta y cebolla dulce, su tartar de salmón picante con aguacate y las fresas gratinadas con mascarpone. ¡No te lo pierdas!

La Cazuela de la Espartería (Córdoba)

Junto a la Plaza de la Corredera, uno de los lugares con más vida de Córdoba y también uno de los más singulares de toda Andalucía, por ser la única plaza castellana que existe, se encuentra La Cazuela de la Espartería. En La Cazuela hay que probar sí o sí las papas aliñás, las berenjenas fritas con miel, el flamenquín y el salmorejo… Y disfrutar del placer de comer en un local con alegría y solera. Es recomendable reservar en uno de sus comedores privados, para disfrutar de más intimidad.

Tàstum (Tarragona)

La hamburguesería Tàstum es una de las favoritas de los tarraconenses. Situada en el centro de la Plaça de la Font, en el casco antiguo de la ciudad, presenta un concepto innovador: el slow food aplicado al fast food. Así, disfrutar de una hamburguesa se convierte en todo un ritual. Recomendamos encarecidamente la genovese y la california. ¡Auténticas delicias!

¿Has tomado nota? Bien… Ahora solo falta que te adelantes a tus amigos y les propongas quedar en alguno de estos sitios. Seguro que te conviertes en el líder del grupo, aunque solo sea temporalmente ;).