Cuatro antipasti italianos que te harán la boca agua

Seguro que más de una vez, mientras miras la carta de un restaurante italiano, te has preguntado “¿qué será un antipasto?”. Y es que es un término al que todavía no estamos muy acostumbrados en España. ¿Será lo contrario de la pasta? ¿Será un plato único?

Antipasto (en plural antipasti) es una palabra italiana compuesta por la palabra “pasto” (comida) y el prefijo “ante” (que significa previo). Es decir, el antipasto es lo que se come antes de la comida principal. Lo que para nosotros serían los entrantes o aperitivos.

Normalmente se componen de alimentos fríos y pueden ser tan sencillos o elaborados como se quiera. ¡Estos son nuestros cuatro favoritos!

Fiambres

Los fiambres son un clásico de la gastronomía italiana. Desde el jamón de Parma o prosciutto hasta la mortadela de Bolonia. Ayudan a abrir boca, como suele decirse, y están riquísimos. Aunque nos obligan a tener una buena barra de pan al lado.

Quesos

Los quesos italianos tienen un lugar destacado entre los antipasti italianos. A quienes les gusten los quesos intensos, les encantará el Parmesano Reggiano, los Pecorinos o el Asiago. Mientras que los que busquen sabores más suaves encontrarán en la burrata o la mozzarella dos auténticos manjares.

Crostini

Los crostini son unas rodajas de pan, ya sean tostadas o a la parrilla, en las que se colocan ingredientes de todo tipo. Desde quesos, carnes y verduras, hasta ingredientes más sencillos como aceite de oliva, sal y hierbas provenzales. Aviso: ¡son adictivos!

Tapenade

La tapenade es una pasta de aceitunas machacadas con alcaparras, anchoas y aceite de oliva, típica de la maravillosa Provenza. A veces también puede llevar ajo, hierbas diversas, atún, vinagre balsámico de Módena (de LOUIT, naturalmente), zumo de limón o brandy.

Ahora que ya sabes qué son los antipasto, recupera el tiempo perdido y… ¡pruébalos todos la próxima vez que vayas a comer o a cenar a un buen italiano! O ponte el delantal…¡y cocínalos en casa!